Una de las herramientas más tradicionales de marketing durante las navidades son los calendarios de empresa. Es una estrategia de marketing clásica muy utilizada y también muy efectiva. Existen muchos formatos de calendarios interesantes: los de pared, los de mesa y los de bolsillo.

Calendarios de pared

Puedes crear un calendario con los doce meses y una imagen de la empresa, con los datos de contacto y ubicación. Son los clásicos y por los que más se apuesta, ya que la mayoría de los hogares cuelga los calendarios en la pared de sitios principales e incluso en habitaciones.

Calendarios de mesa

Utiliza un calendario que se dobla para que sujete bien y donde además de los 12 meses aparece una imagen y nombre de la empresa, así como datos de contacto y ubicación. Son ideales para regalos de oficinas, despachos y mostradores, para dejar en la empresa y para los clientes.

Calendarios de bolsillo

Regala los calendarios de bolsillo con una pequeña participacion de lotería de navidad, para participar en la ilusión de los clientes que si les toca estarán muy agradecidos y si no siempre les quedará el calendario o también con alguna imagen que represente a tu marca.  La estrategia esta en que la otra cara en la que no aparece el calendario ofrezca información interesante, como números de teléfono de la zona que se suelen necesitar. Debe contener algo que interese al personal, que le “obligue” a llevar el calendario siempre consigo.

Ventajas de regalar calendarios con tu marca

Es un clásico que funciona, es algo muy útil para los clientes ya que se suele ver y se suele utilizar, algo que se puede personalizar y existen diversidades, su precio no es elevado, los clientes quedan satisfechos y no se perciben como un objeto promocional. La única desventaja es que es un regalo con fecha de caducidad, pero esto se puede aprovechar cada año con nuevas ideas que atraigan a los clientes.

Como hacer un calendario de tu marca

Es importante que en el proceso de impresión se utilices materiales de calidad con un buen encuadernado y un papel de gramaje adecuado. También tienes que cuidar la redacción, asegúrate de que los textos que contenga no tienen errores gramaticales o tipográficos. Las imágenes  seleccionadas han de ir en consonancia con los valores de la compañia, evitando temas controvertidos que puedan herir la sensibilidad del receptor. Es aconsejable optar por una gama de colores que puedan encajar bien en cualquier despacho o ubicación.