Tenemos el nuevo protagonista de la decoración, las alfombras vinilicas. Son económicas, están fabricadas en PVC por lo que son resistentes al uso, antideslizantes, no se rayan, de poco espesor, de aspecto moderno y de fácil mantenimiento.

Sus diseños son muy variados, siendo totalmente personalizables e imitando a la perfección materiales como la madera o el azulejo hidráulico.

Estas alfombras son muy utilizadas en pasillos, halls, oficinas, dormitorios, en salones bajo la mesa de comedor o en terrazas…. Pueden mantenerse puestas durante todo el año, ya que no aportan ni frio ni calor a la habitación. Se usan para delimitar espacios de estilo moderno. Se pueden usar tanto en interior como en exterior, gracias a su composición y la forma con la que se fabrican, podemos traspasar los límites del hogar y colocar nuestra alfombra a la intemperie, expuesta al sol o a la lluvia. Además, son muy fáciles de retirar y enrollar, ocupando muy poco espacio y siendo muy ligeras.

La gran ventaja de este tipo de alfombras vinílicas es que son hipoalergénicas, por lo que se pueden poner en todo tipo de habitaciones y también son aislantes acústicos. Al ser de PVC pueden ser fácilmente limpiadas con agua y jabón (fregona o paño húmedo). No solo se usan como alfombras, sino que también lo usan como moquetas completas, manteles individuales o posavasos… Gracias a su resistencia como su fácil limpieza las convierte en el aliado perfecto para los jardines, terraza y otros exteriores. En esta época del año pasamos mucho tiempo al aire libre y nos apetece tener nuestro rincón especial arreglado, cuidado y bien decorado.